Relájate con los top LED

Relájate

Aquí os dejamos una gran selección de productos. Relájate con luces led. Dónde encontraras muchas maneras de desconectar y sentirte bien en cada momento.

 

Categorías: , Etiquetas: , ,

Descripción

Relájate con todo tipo de accesorios

Aquí os dejamos una gran selección de productos para relajarse con luces led.

Producto disponible en Amazon.es

Dónde encontraras muchas maneras de desconectar y sentirte bien en cada momento y poder relájarte

Muchas veces tienes el cuerpo lleno de tensiones, de dolores y no te das cuenta de que, a lo mejor, esa tensión no viene del lugar del cuerpo donde lo tienes, te viene de otra parte que ni siquiera tienes consciencia de que está tensionado.

Producto disponible en Amazon.es

Nos han enseñado que si nos duele el brazo el problema viene del brazo y no es siempre así. Puede ser que ese dolor pueda venir de tensiones en el cuello o en otra parte sin que nosotras nos demos cuenta de ello. Te voy a poner un ejemplo de una experiencia personal que me hizo descubrir muchas cosas sobre mi cuerpo y ver cómo las cosas no son lo que parece.

Producto disponible en Amazon.es

Masajeadores, zapatillas, plantillas, cojines,…

Mis ojos, jamás había pensado que estaban fuera de su sitio. Con eso no quiero decir que estuviesen en el lugar de la nariz, no, sino que estaban como tensionados hacia fuera de las órbitas.

Producto disponible en Amazon.es

Después de muchos años apretando la mandíbula durante la noche y teniendo que ponerme unos aparatos para dormir, descubrí que durante el día mi mandíbula estaba contraída, en general toda mi cara y cuello lo estaban. Mis ojos no estaban en su sitio. Ahora te voy a explicar que hice para relajar toda esta zona.

Producto disponible en Amazon.es

Después de unos días con dolor de cabeza y notando las mandíbulas más oprimidas de lo normal necesitaba relajarme. Me negaba a tomar analgésicos ya que comprendía que no era la solución. Este dolor era debido al stress y con una pastilla no lo arreglaría, aproveché un momento de tranquilidad en casa (momentos difíciles de encontrar a veces), me senté en el jardín (también puedes tumbarte en el suelo, con tu cuerpo mirando hacia el cielo), cerré los ojos y…

Cogí aire por la nariz, reteniendo y sácalo por la boca, sintiendo el aire como entraba en mi cuerpo y como salía (recuerda utilizar el mismo tiempo para inspirar que para expirar, ya que tenemos tendencia a inspirar mucho y a expirar poco).

Empecé sintiendo mi cuerpo por fuera, sentí que partes estaban tensionadas y cuáles no, después sentí mi cuerpo por dentro, cómo era, qué volumen, que ritmo tenía mi cuerpo. Esto no es fácil y es posible que no lo consigas en un día, ni en dos, ve probando y no desesperes. Todo no es instantáneo en este mundo, todo requiere su tiempo, aunque la sociedad en la que vivimos nos enseñe lo contrario, tómate tu tiempo, poco a poco vas a aprender a descubrir tu cuerpo y tu ritmo.

Acto siguiente, me centré en la cara, sentí los ojos, las mandíbulas, relajé la lengua y noté como se expandía por toda la boca y me di cuenta de lo grande que era. Dejé que los ojos se relajaran y bajaran hacia abajo, reposando en sus cuencas, dejándolos que encontrasen su sitio, como si reposaran en el agua sin oponer resistencia.

Sentí como la musculatura de la cara volvía a su sitio y se relajaba, automáticamente la mandíbula se separó y volvió a su sitio original; también los músculos del cuello se relajaron y tuve una sensación de liberación, toda mi cara y cuello volvieron a su sitio, me sentí bien, más libre!

Ya ves y yo que pensaba que apretaba mis mandíbulas por el stress del día a día y eran mis ojos los que se tensionaban y habían salido de su sitio natural, en consecuencia mantenían los músculos de la cara y cuello rígidos.

Sentí un gran descanso y mi dolor de cabeza disminuyó considerablemente.

Ya ves que sencillo, simplemente tienes que relajarte, tomarte tu tiempo y sobre todo escucharte.